"La sedación mejora la tolerancia en la colonoscopia"

9 abril, 2018

La sedación consiste en la administración de medicación inductora de un estado que permita la realización del procedimiento diagnóstico/ terapéutico y que el paciente lo tolere manteniendo la función cardiorrespiratoria. Se ha convertido en algo inseparable de los mismos y actualmente es obligado ofrecerla a todos los pacientes antes de someterlos a multitud de exploraciones o procedimientos diagnósticos que, aunque no sean dolorosos, pueden ser incómodos, explicándoles las ventajas, riesgos, inconvenientes y alternativas, indica el especialista en Anestesiología y Reanimación de HPS, Rafael García.

El objetivo que se persigue es conseguir una buena calidad percibida, gracias a la supresión del dolor, y que movimientos intempestivos puedan comprometer la eficacia y seguridad del procedimiento. Hay varios niveles de sedación, desde consciente, en la que el paciente está despierto, tranquilo y colaborador, hasta completamente dormido y sin respuesta a estímulos.

Durante muchos años los procedimientos endoscópicos, casi siempre desagradables y a veces dolorosos, se practicaron sin ningún tipo de sedación o analgesia, ocasionando exploraciones fallidas o incompletas. Actualmente, la disponibilidad de modernos medicamentos seguros y predecibles, así como la presencia de especialistas en anestesiología y reanimación, ha permitido el desarrollo de las técnicas de sedación, que tienen el objetivo de mejorar la tolerancia de la endoscopia y reducir el temor a estas exploraciones. La sedación y la analgesia, en la endoscopia gastrointestinal, reducen o eliminan la ansiedad, el dolor y el recuerdo desagradable del procedimiento, un objetivo especialmente importante teniendo en cuenta la frecuencia con la que es necesario repetirlo. En la actualidad la sedación es considerada como un «componente integral» de la exploración endoscópica.

Es inevitable la existencia de un riesgo, más relacionado con el estado físico de los pacientes que con la técnica en sí misma, pero se trata de situaciones extraordinarias que los especialistas resuelven sin gran dificultad. Se puede administrar sedación a pacientes desde la infancia hasta las edades más avanzadas, independientemente del estado y de las enfermedades que puedan presentar. El procedimiento en HPS está permanentemente controlado por un médico anestesiólogo, que se ocupa de la monitorización, la administración de fármacos y la prevención y tratamiento de las complicaciones, permitiendo al médico endoscopista centrarse en el procedimiento.

La sedación es un beneficio para todos los pacientes, incluso para los más tranquilos; es imperativa en pacientes que no pueden colaborar, y necesaria en los procedimientos más largos como las endoscopias dobles o más invasivas. Su demanda ha aumentado en la última década, no solo por reducir la ansiedad y el malestar del paciente, sino también porque proporciona un entorno apropiado para realizar una exploración completa. Este hecho es especialmente importante si se considera la progresiva evolución hacia la realización de un mayor número y complejidad de exploraciones en todos los campos de la medicina.

Pinche aquí para conocer el procedimiento al detalle.