"El latigazo cervical, lo más frecuente en un siniestro"

31 julio, 2017

El latigazo cervical es una lesión que se produce por la flexión y extensión brusca y excesiva de la musculatura del cuello y, a veces, del raquis dorsal, como consecuencia de una aceleración y deceleración de la columna vertebral. Al producirse estos movimientos bruscamente y a gran velocidad, la musculatura cervical, que no lo espera y por tanto no está preparada para asumirlos, se contrae bruscamente y arrastra consigo a la columna cervical, lo cual puede causar daños de diferentes grados de severidad, indica el doctor Christian López-Urrutia, jefe de la Unidad de Tráfico de HPS.

Se trata de una lesión que se produce casi exclusivamente en las colisiones por alcance entre dos vehículos, especialmente si el impacto se produce de forma lateral, por un frenazo o, sobre todo, por detrás. Son con diferencia la consecuencia más frecuente tras un siniestro vial. Entre los síntomas que aparecen con mayor frecuencia se encuentran la rigidez, el dolor cervical y la contractura en el cuello. Además, pueden experimentarse mareos, náuseas y hormigueo en los miembros superiores.

 

Lea la publicación completa.