En la mayoría de los casos, el cáncer de mama es curable si se diagnostica a tiempo

19 October, 2023

Doctora Ana Alicia Tejera, especialista en Cirugía de Mama de HPS y Kala by HPS

CIRUGÍA DE MAMA/ DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA

En los últimos años, los avances en la investigación sobre el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama han permitido a los científicos desarrollar herramientas medicas únicas para cada tipo de paciente y de tumor. Con la doctora Tejera, cirujana de mama en HPS, Máster Internacional de Especialización en Mastología-Senología, Fellowship in Breast Surgery y doctorado en Investigación en Biomedicina por la ULPGC y autora de diversos artículos científicos y del libro “Diez Historias con Cáncer de Mama: Juventud y Sabiduría”, abordaremos los singulares detalles de esta enfermedad en el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama

¿Qué es el cáncer de mama y cuáles son sus tipos?

La biología del cáncer es compleja, pero podríamos decir que existe una replicación descontrolada en un grupo de células con el objetivo de formar un tipo de tejido nuevo e irregular en el cuerpo, lo que conocemos habitualmente como tumor. Dependiendo de en qué parte de la mama se encuentren, estos tumores puedes ser ductales o lobulillares y cada uno de ellos presenta características inmunohistoquímicas específicas que nos permiten clasificarlos en diferentes subtipos.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes y qué hacer cuando los detectamos?

En la mayoría de las ocasiones las mujeres no presentan síntomas específicos. De hecho, el diagnostico suele ser una desafortunada sorpresa obtenida en una revisión médica o radiológica rutinaria. Algunos signos de alarma serian la presencia de un nódulo palpable de nueva aparición, hinchazón, deformidades o retracciones en la piel que no desaparecen o secreciones por el pezón, en especial, si contienen sangre. Desde el momento de la detección se debe acudir a un especialista para que haga valoración y solicitud de los estudios que correspondan.

¿Qué pruebas se realizan para su diagnóstico?

Inicialmente realizamos una mamografía y ecografía con biopsia de las lesiones sospechosas que puedan existir tanto en la mama, como en la axila. Posteriormente, según el resultado asociamos pruebas más específicas como la resonancia magnética mamaria o la mamografía con contraste y se agregan los estudios de extensión.

¿Cómo se previene el cáncer de mama?

Manteniendo hábitos de vida saludable como una dieta equilibrada y ejercicio físico. Además se debe evitar la exposición a productos químicos, radiaciones y el tabaquismo en cualquiera de sus versiones. La lactancia materna también se considera un factor protector.

¿Hasta qué punto es importante realizar una evaluación regular de los senos?

La detección de los tumores en fases iniciales nos permite realizar un tratamiento quirúrgico menos agresivo y con más probabilidades de curación. Debemos reforzar la idea de que, en la mayoría de los casos, el cáncer es curable si se diagnostica a tiempo y conocer nuestro cuerpo nos podría permitir encontrar una lesión sospechosa precozmente.

La detección precoz del tumor permite realizar un tratamiento quirúrgico menos agresivo y con más probabilidades de curación

Ahondando en lo que acaba de explicar, es un motivo de esperanza que la detección precoz del cáncer de mama incida directamente en el incremento de las posibilidades de recuperación…

Efectivamente, los programas de detección precoz de cáncer de mama donde se realiza una mamografía anual a todas las mujeres de entre 50 a 69 años han sido la herramienta más eficaz que nos ha permitido tener tasas de supervivencia que varían entre un 80 a 90% de los casos.

¿Se ha avanzado en la lucha contra el cáncer de mama en los últimos años?

La investigación es el pilar fundamental en esta lucha. Actualmente, los equipos radiológicos de los disponemos pueden detectar tumores milimétricos que, anteriormente, eran imposibles de determinar. La clasificación de los tumores, según subtipos moleculares, nos ha permitido obtener tratamientos dirigidos para cada paciente y la evolución en la cirugía oncoplástica y reconstructiva nos permite dar nuevas oportunidades que mejoran la calidad de vida de los mismos.

¿Cuáles son los avances quirúrgicos más importantes?

El ganglio centinela que sustituyó para siempre el uso sistemático del vaciamiento axilar, la cirugía conservadora asociada al tratamiento radioterapéutico que pudo remplazar los abordajes más radicales como la mastectomía. Por otro lado, los sistemas de localización para tumores no palpables, que nos permiten hacer procedimientos quirúrgicos mucho más selectivos con menores secuelas físicas para el paciente, y el uso de tratamientos quimioterapéuticos innovadores que reducen el tamaño de los tumores que vamos a extirpar.

¿Es importante el apoyo emocional durante la enfermedad?

Las pacientes deben saber que disponen de un equipo multidisciplinar que trabaja incansablemente para ofrecerles la mejor solución durante el proceso que tienen que superar. El apoyo psicológico para ellas y sus familiares debería ser una prioridad en todos los centros que traten esta patología. La salud mental en fundamental para afrontar todas la adversidades de la vida en general.

¿Qué consejo le darías a una mujer que acaba de ser diagnosticada?

Que entendiendo la dificultad que supone afrontar una mala noticia como ésta, transite cada fase de la enfermedad con paciencia y la mayor esperanza posible. Que busque herramientas que le permitan sobrellevar la situación y que no se sienta culpable, porque a todos nos puede pasar y lo mejor en estos casos es mirar hacia adelante y afrontarlo con entereza. Los profesionales que nos dedicamos a la patología oncológica sentimos una profunda vocación por lo que hacemos y, desde el primer día que vemos un paciente, intentamos ofrecerle las mejores oportunidades de curación y estamos allí para ayudarla.

¿Cuál es el futuro en el cáncer de mama?

Es difícil dar esa respuesta, pero podríamos decir que “más no es mejor”, así que la tendencia serán las cirugías menos invasivas, los tratamientos quimioterapéuticos con esquemas más reducidos y con menores efectos secundarios, estudios genéticos de nuevas mutaciones que nos permitan tomar decisiones, incluso antes de que los tumores aparezcan y la creación de nuevos medicamentos para dar una respuesta definitiva a la enfermedad metastásica.