Falsos mitos sobre la cicatrización de heridas

2 September, 2019
Angel_BlancoBecerra
Doctor Ángel Blanco Becerra, especialista en Medicina Interna de HPS.

Hay una gran cantidad de falsas creencias relacionadas con la cura de heridas, ya sean cortes, contusiones, quemaduras o úlceras. Algunas de ellas, debido a un cuidado inadecuado de las mismas, podrían dar lugar a infecciones, cicatrices o pérdidas de movilidad que podrían haberse evitado.

Por ejemplo, y en cuanto a los productos de limpieza de heridas, es falso el mito de que el alcohol o el agua oxigenada sean los mejores productos para limpiarlas. Estos productos pueden dañar el tejido de nuestra piel y las células que favorecen la cicatrización de la herida. Tampoco es cierto que el agua de mar sea mejor para limpiar la herida, dado que puede contener multitud de bacterias que podrían provocar la infección.

Por lo general, «inicialmente se recomienda lavar las heridas con agua y jabón, para dejar el lecho de la herida libre de suciedad y bacterias. Posteriormente, en función del tipo de herida, se puede recomendar el uso de soluciones antisépticas, como la povidona yodada o la clorhexidina, o de medios o apósitos que favorezcan la cicatrización», explica el doctor Ángel Blanco Becerra, especialista en Medicina Interna de HPS.

Humedad

Cierto grado de humedad ayuda a la cicatrización y, es por ello que, para su uso en determinado tipo de heridas, hay apósitos y geles que favorecen la curación creando un ambiente óptimo de humedad y limpieza, ya que no es cierto que la sequedad de la herida favorezca su cicatrización. De hecho, habitualmente se recomienda el uso de curas húmedas, manteniendo condiciones similares a las de los tejidos inferiores a la epidermis.

El ambiente húmedo mantiene también la temperatura de la herida, favoreciendo el crecimiento de tejido de granulación en un ambiente adecuado, protegiéndolo de agresiones externas y de agentes infecciosos y favoreciendo la eliminación del tejido muerto. Hoy en día existen multitud de productos y apósitos en el mercado que favorecen la cura húmeda y estimulan la cicatrización, reduciendo la posibilidad de infección y permitiendo espaciar las curas para no no dañar los tejidos neoformados.

Acceda al artículo completo.