«Un buen lavado de manos evita infecciones»

9 Março, 2020
El doctor José Baena, médico de Urgencias HPS

— ¿Es importante la higiene de manos?

— Sí, es la forma más sencilla y eficaz para evitar la propagación de las infecciones ya que las manos constituyen una de las principales vías para el contagio de gérmenes. Por ello mantener una adecuada higiene puede bajar el riesgo de enfermar hasta un 90%. Para darle importancia a este gesto, Unicef declaró el 15 de octubre como el Día Internacional de Lavarse las Manos a fin de concienciar sobre su relevancia.

— ¿Por qué?

— Diariamente tocamos multitud de objetos y personas, con lo que se transmiten a nuestras manos millones de microbios. Algunos de estos gérmenes son inofensivos pero otros pueden provocar enfermedades al entrar en contacto con nosotros mismos o al hacerlo con otra persona, por ejemplo al palparnos mucosas como la de los ojos, la boca, la nariz o cualquier pequeña herida.

— ¿Sólo es necesaria cuando hay un enfermo en nuestro entorno?

— Se trata de una situación en la que tener especial cuidado pero no es la única. Es cierto que en los hospitales, por ejemplo, es fundamental mantener las manos perfectamente limpias y desinfectadas y en aquellos lugares en los que hay personas con enfermedades contagiosas o inmunodeprimidos, pero los gérmenes pueden encontrarse en cualquier lugar, por lo que la higiene de manos debe ser una práctica constante en cualquier entorno.

— ¿Qué enfermedades pueden contagiarse a través de las manos?

— Infecciones respiratorias agudas como la gripe, neumonía, catarro o resfriado común, multitud de afecciones cutáneas, oculares como la conjuntivitis y otras como la hepatitis. También es habitual el contagio por esta vía de algunos tipos de meningitis, diarrea o parásitos intestinales.

— ¿Cómo se realiza correctamente?

— Un correcto lavado es más que un enjuague con agua y jabón, que no resulta tan eficaz. En primer lugar hay que mojar las manos con agua tibia y enjabonarlas hasta hacer espuma por toda la superficie de las manos incluyendo las muñecas, palmas, dorso, entre los dedos y el borde de las uñas. Este proceso debe durar entre 40 y 60 segundos, tras los cuales es el momento de enjuagarlas con un buen aclarado que arrastre la suciedad. Para terminar hay que secarlas bien para que no quede nada de humedad. Si el secado se realiza con una toalla de tela debe ser cambiada con frecuencia para que no acumule gérmenes y el proceso no haya sido inútil.

 ¿Cuántas veces y cuánto tiempo debe durar?

— No hay una cifra exacta pero si un cálculo aproximado. Las personas sanas deben hacerlo antes de cada comida y después de manipular productos que generen suciedad, en general en lo referente a la higiene del baño. Esto supondría una media de 7 a 8 veces al día. Si la persona trabaja con focos de infección o en manipulación de alimentos la frecuencia debe ser mayor. Si se usan preparaciones a base de alcohol, además de eliminar mayor número de gérmenes es suficiente con medio minuto y es bien tolerado por la piel aunque no tan eficaz si hay mucha suciedad o grasa.

Pinche aquí para acceder a la publicación completa.