« La automedicación no debe practicarse ante la gripe »

3 mars, 2020
Jose Baena Mira, médico de Urgencias de HPS.

¿Qué la distingue de un catarro o un resfriado, de menor gravedad?

Tanto la gripe como el resfriado común pueden cursar con secreción nasal, tos y dolor de garganta. La gripe se caracteriza por fiebre alta de hasta 40 grados, dolores musculares, molestias articulares, dolor de cabeza y en región ocular e intenso malestar. Esta sintomatología la distingue de un catarro o resfriado que afecta mayoritariamente las vías aéreas superiores y no suelen acompañarse de fiebre, indica el doctor Jose Baena Mira, médico de Urgencias de HPS.

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento se centra en el alivio de sus síntomas. De hecho, suele remitir entre una y dos semanas. Ello no es óbice para no acudir a un centro médico, visita fundamental si se duda del buen estado del paciente, especialmente si es parte de un grupo de riesgo, y así se prescribirán los fármacos precisos para paliar su sintomatología. La automedicación nunca debe practicarse, sobre todo con antibióticos, que no suelen ser efectivos y sí pueden provocar una resistencia en posteriores infecciones. Si se puede tomar un antitérmico para la fiebre. En casos que presenten alguna complicación, en Hospital Perpetuo Socorro se procede a la hospitalización y coordinación con la unidad de Neumología para una mejor asistencia.

¿Qué medidas debe adoptar el paciente?

Lo más importante es el reposo en casa, para que el cuerpo pueda luchar contra la enfermedad, y mucha hidratación, tomando abundante agua e infusiones. Respecto a la alimentación es recomendable consumir vitamina C, presente en frutas como la naranja o el kiwi, verduras, zumos y caldos. También hay que intentar mantener la casa ventilada, no fumar ni ingerir alcohol, evitar el contacto cercano con otras personas y taparse la boca al toser y estornudar para evitar nuevos contagios.

Consejos para su prevención

Además de la vacuna, que es la medida más segura, previniendo en adultos sanos entre un 70 y un 90% de los casos y reduciendo en grupos de riesgo su peligrosidad si se presentara, existen otras medidas que pueden contribuir a evitar la gripe. Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente, al menos 20 segundo cinco veces al día o al tocar objetos que muchas otras personas han palpado, evita que toquemos alguna mucosa con el virus en las manos y se produzca el contagio. Huir de espacios cerrados y aglomeraciones, mantener la casa limpia y ventilada o evitar el frío y los ambientes secos son otras acciones recomendables así como practicar ejercicio físico regular, dormir suficientes horas, comer de forma equilibrada, no fumar y controlar el estrés, puesto que un sistema inmunitario fuerte podrá luchar mejor para evitar el contagio.

Lea la publicación original.