HPS culmina un completo dispositivo médico

25 Fevereiro, 2019

Hospital Perpetuo Socorro ha desplegado desde el pasado miércoles y hasta hoy, que culminan las seis pruebas que conforman este año la Transgrancanaria, un completo dispositivo médico que un año más se ha encargado de velar por la salud de la carrera, tanto de los participantes como del publico asistentes y los miembros de la organización.

Para esta actuación un año más como servicio médico oficial ello ha sido preciso emplear más de un centenar de sanitarios que comprenden médicos, diplomados universitarios de enfermería (Due´s), auxiliares y técnicos conductores, cuatro hospitalitos y 14 vehículos. Un total de 102 horas de cobertura sanitaria para cubrir los 264 kilómetros de la carrera de mayor distancia, la Transgrancanaria 360º, además del resto de carreras.

El hospitalito principal ha estado situado en la zona de meta, que se localiza en Expomeloneras, mientras los otros dos permanecieron abiertos en Garañón y Ayagaures. Por último, el cuarto dio cobertura a la prueba infantil que se estrenó este año en la playa de Las Canteras, concretamente entre La Puntilla y Playa Chica.

Estos enclaves se han escogido de forma estratégica para contar con puntos de asistencia en distintos lugares del recorrido que permitieran la asistencia temprana ante cualquier contingencia y, de esta forma, un traslado rápido desde el área más cercana a alguno de ellos.

Precisamente para estos traslados entran en juego los cinco vehículos de intervención rápida existentes, también conocidos como VIR, que cuentan con médicos, Due´s y técnicos conductores en su interior así como con material de urgencia, incluido desfibriladores, ante el riesgo de muerte súbita, que es la situación de mayor gravedad que se puede producir.

En este ámbito existe una pieza clave que porta todo el personal sanitario desplegado, tanto en este evento deportivo como en el resto en los que ejerce Hospital Perpetuo Socorro como servicio médico oficial, como HPS San Silvestre, la Gran Canaria Maratón o la Copa del Rey de Baloncesto del pasado año, por citar algunos ejemplos, lo que lo han convertido, junto a su unidad de Medicina del Deporte, en referentes ante la práctica deportiva.

Mochila de primeros auxilios

Esta herramienta clave es la conocida popularmente como mochila o botiquín de primeros auxilios, que está equipada con el material y la medicación necesarios para atender urgencias in situ junto con un desfibrilador externo semiautomático (DESA), que se utiliza para realizar desfibrilación precoz, dado que la fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita.

La fibrilación ventricular se produce cuando el corazón presenta una actividad eléctrica totalmente desorganizada que produce contractura de las células miocárdicas de forma totalmente anárquica, es decir, esta actividad eléctrica sucede sin efectividad mecánica, no genera pulso. Por su parte, en la taquicardia ventricular sin pulso, el corazón presenta actividad eléctrica que produce contractura de las células miocárdicas, pero sin eficacia como bomba.

La desfibrilación se utiliza en los casos de parada cardiorrespiratoria debida a fibrilación ventricular o taquicardia ventricular sin pulso. Son mortales sin tratamiento. Si se aplica al inicio de la secuencia de resucitación,  las personas que experimentan un ataque cardíaco tienen más probabilidades de sobrevivir.

De ahí la importancia de que el personal médico porte estas mochilas para no perder un tiempo precioso en la asistencia precoz y el posterior traslado al centro hospitalario más cercano a través del soporte vital avanzado.

De esta forma se puede ofrecer una asistencia urgente hasta la llegada de un vehículo adecuado para el trasladado al hospitalito de meta, al hospital de referencia, en este caso HPS, o al más cercano dependiendo del tipo de urgencia a tratar. Es en ese traslado en el que cobran protagonismo las ambulancias, ya sean los cuatro soportes vitales básicos o los cinco avanzados (con la presencia de un médico y diplomado en enfermería) puesto a disposición del evento deportivo.

El dispositivo ha estado durante todos estos días perfectamente coordinado con el personal de la organización y los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y Emergencias, además de con el teléfono de emergencias de la carrera y la aplicación FRESS 112, que permite a los participantes solicitar asistencia médica en cualquier punto del recorrido.

Despiece: Principales urgencias

Las urgencias más frecuentes que pueden producirse en una carrera como la Transgrancanaria lo conforman los traumatismos, como los esguinces de tobillo o rodilla; las tendinitis rotulianas; tendinitis tibial anterior o posterior, del talón de Aquiles; fascitis plantar o fracturas por estrés, en la tibia sobre todo, derivada de una periostitis cronificada. Los rozamientos (ampollas), deshidrataciones o problemas digestivos son otras de las afecciones más habituales.

La deshidratación puede dar lugar a eventos cardiovasculares como arritmias cardiacas o desequilibrios iónicos que desestabilicen el ritmo del corazón. No obstante, estos trastornos suelen solucionarse tras ingesta de líquidos por boca si está estable o con perfusión de líquidos intravenosos, si se presenta inestabilidad hemodinámica. Mientras, las situaciones críticas sólo se presentan de forma excepcional.

Por ello es fundamental reponer líquidos tanto antes como durante la carrera y nutrirse adecuadamente. La comida debe realizarse tres horas antes del inicio de la carrera y contener hidratos de carbono y un poco de proteína. Y durante la carrera tomar geles, hidratarse mucho, sobre 500-700 centilitros cúbicos de agua por hora (uno o dos vasos cada quince minutos) y añadir más si hace calor.

Asimismo debe contarse con un calzado y equipamiento apropiado, realizarse un buen calentamiento y estiramiento sin olvidar un reconocimiento médico-deportivo previo, lo que colaborará en la prevención de lesiones y maximizará el rendimiento.