El 'running' mejora y previene las varices

2 enero, 2018

Es uno de los falsos mitos más frecuentes que acompañan a la aparición de varices. Lo cierto es que correr no sólo no es un elemento predisponente para la aparición de varices sino que puede ser una poderosa herramienta para evitar su aparición. Esto se debe a que se trata de un ejercicio físico que favorece el retorno venoso y mejora la irrigación sanguínea, por lo que es muy recomendable. De hecho, las varices se producen por factores genéticos hereditarios a los que colaboran de forma importante el sedentarismo y la obesidad. El ejercicio físico combate estos factores, indica Airam Betancor, especialista en Angiología y Cirugía Vascular de HPS.

En caso de existir previamente las varices, aunque pueda provocar molestias en principio, lo cierto es que a largo plazo es beneficioso correr. Estos beneficios son los mismos que los que se obtienen en este aspecto andando pero esta práctica requiere de mayor tiempo para lograr las mismas ventajas. Además, el running no tiene ninguna contraindicación con el tratamiento, es más, es recomendable siempre y cuando la insuficiencia venosa periférica no sea grave. Además, se puede seguir practicando ejercicio físico una vez recuperado el paciente pero para evitar los riesgos que pueden conllevar unas varices no tratadas es conveniente acudir a un especialista en angiología y cirugía vascular en cuanto se detecte su presencia o puedan aparecer los primeros síntomas.

Los síntomas son el dolor, pesadez, piernas cansadas, sensación de calor, hormigueo, calambres nocturnos y/o ardor plantar son los signos que acompañan a las varices de extremidades inferiores, a los que se suman otros de índole más visual que conocemos cuando la patología se agrava. Las varices del deportista son en realidad pseudovarices ya que no se trata de una patología sino aparecen fruto de una adaptación del organismo a las necesidades que le produce la práctica de un ejercicio físico intenso y frecuente para transportar más sangre que alimente la mayor masa muscular existente. Al mismo tiempo, suelen desaparecer por sí solas si se mantiene el mismo ritmo de entrenamiento o incluso al dejar de realizar las sesiones de entrenamiento.

Lea los consejos ante la insuficiencia venosa.